Qué no hacer en Marketing Personal

Qué no hacer en Marketing Personal

“Qué no hacer en Marketing Personal” de Márcia Monteiro

Es de dominio público que cuando los trabajadores desarrollan un marketing personal propio tienen más posibilidades de destacar en el mercado de trabajo. Trabajar su marketing personal es una inversión para toda la vida que le puede reportar un autoconocimiento vital y que le puede ayudar a obtener resultados muy positivos, no solo en su actividad profesional sino también en sus relaciones personales.

El marketing personal no es otra cosa que un conjunto de estrategias que dotarán de un mayor valor a su imagen, promocionando su imagen personal, contenidos y trabajo. De esta manera, transmite valor a las personas, empresas y organizaciones, comunicando positivamente sus habilidades y competencias.

Ahora bien, si nos parece fácil desarrollar nuestro marketing personal a través de una actitud positiva, de comportamientos considerados correctos (tales como ser puntual, saber escuchar, ser buen comunicador(a)) o incluso del cuidado físico con nuestra apariencia, cabe señalar que también existen muchos comportamientos que deben ser evitados en el desarrollo del marketing personal y que, desafortunadamente, pasamos por alto.

A continuación, presentamos algunos comportamientos a evitar:

#1 – Evite mostrar arrogancia: si transmite una impresión egocéntrica, no despertará simpatía y empatía entre los demás.
#2 – Evite los chistes: muchas personas recurren al humor para romper el hielo y relacionarse con los demás. Sin embargo, debemos tener cuidado con la elección de las bromas para no herir sensibilidades aunque sea sin intención.
#3 – Evite dar opiniones fuertes: de manera similar a lo que ocurre con las bromas, cuando emitimos opiniones fuertes sobre temas sensibles (por ejemplo, religión, política o sociedad) podemos herir sensibilidades. Así, lo ideal sería mantener una posición neutra.
#4 – No se pase de elegancia: cuando acudimos a una entrevista de trabajo, es normal que prestemos más atención a nuestra imagen. Sin embargo, no sea exagerado y vístase de manera armónica y equilibrada. Una entrevista de empleo no es un desfile y debemos ser conscientes de ello.
#5 – No haga publicidad engañosa: hay gente que, en un intento de ensalzar su propio marketing personal, acaba por destacar competencias y características que muchas veces no posee. Lo mejor es ser honesto y exaltar aquello que sí le caracteriza.
#6 – Hablar de más: establecer un buen diálogo es muy importante. Es necesario saber hablar, exponer sus puntos de vista, saber argumentar y aportar fluidez a una conversación. No obstante, la conversación debe ser bilateral y en ningún caso un monólogo, ya que su interlocutor también tiene que apreciar que sabe escuchar, que está prestando atención y que tiene interés en aquello que le están contando.

Márcia Monteiro – MA Marketing Course Leader
London School of Design and Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *